Análisis Devious Dungeon 2 :: Mejorando la fórmula

Devious Dungeon 2 :: Mejorando la fórmula

Hoy vengo a hablaros de un juego llamado Devious Dungeon 2. Creado por el estudio independiente Woblyware,fue lanzado originalmente en plataformas móviles (Android e iOS). En mayo de 2019, la compañía Ratalaika Games lo adaptó a varias consolas (Switch, Xbox One, PS4 y PS Vita). Para este artículo probé la versión de PlayStation 4.

Tengo que darle las gracias ante todo a la usuaria de Twitter @IndieGamerChick, que mantiene su propio sitio web de videojuegos y organiza diferentes eventos como #VitaIslandSelect o #IndieXmas2018 destinados a dar más visibilidad y difusión a los títulos indies. Tuvo la amabilidad de cederme una clave para poder analizar este juego.

Preparaos para recorrer un camino repleto de secretos.

Como ya imaginaréis, esta obra es la segunda parte de otra llamada simplemente Devious Dungeons, de la que también escribí hace tiempo en una web ya desaparecida. En esta ocasión, no solo quiero presentaros el juego, sino también destacar las novedades de esta secuela frente a aquella primera entrega.

 

Entrando en la mazmorra

La palabra del título devious puede traducirse del inglés como tortuoso, sinuoso, intrincado… pero también como taimado, astuto. Esto tiene mucho que ver con la propuesta del juego. Somos parte de un grupo de aventureros que buscan tesoros por el mundo, y según las leyendas no hay otro lugar donde se oculten más riquezas que en el Castillo Encantado.

Devious Dungeon 2

Cuando tu cofre tiene mucho oro cofrecer.

Pero es un sitio terrible: un hechizo flota sobre él y hace que sus estancias y pasillos, repletos de trampas, cambien constantemente. Además, es la guarida del Invocador, un temible mago de grandes poderes, con todo su ejército de esbirros y criaturas malignas. Obviamente, los saqueadores no son bienvenidos.

Lo primero que haremos será escoger a nuestro personaje. Contamos con tres opciones: el bárbaro, el pícaro y el mago. Cada cual tiene sus habilidades. El bárbaro, que anteriormente fue el protagonista de la saga por ser el único guerrero disponible, recibe menos daños de los enemigos. En cambio, el pícaro cuenta con un doble salto mientras que el mago es capaz de levitar brevemente, talentos muy útiles para evitar obstáculos.

A continuación entramos en la mazmorra, ese laberinto tortuoso y taimado que es diferente cada vez que nos adentramos en él. Así pues, tenemos delanto un escenario que explorar para hallar tanto el portal mágico que nos conducirá al siguiente nivel como la llave que necesitamos para abrir ese portal. Por el camino también encontraremos enemigos, pinchos en el suelo, recovecos escondidos con cofres y otros secretos, y multitud de elementos de decorado que podremos romper para obtener unas moneditas extra, o tal vez una poción de vida.

La dura vida del aventurero

Con estos elementos básicos, Devious Dungeon 2 puede clasificarse como un dungeon crawler con perspectiva lateral en 2D, o más ajustadamente como un roguito (termino que le tomo prestado a la genial Paula de Eurogamer, experta en toda clase de rogues, rogue-likes e roguelites). Como suele ocurrir en este género, el ritmo del juego está muy marcado por la muerte.

Si, es inevitable morir una y hasta mil veces durante la partida. Pero se trata de hacerlo lo mejor posible, de avanzar todo lo que puedas, conseguir cuantas más monedas mejor, liquidar a todos los enemigos posibles antes de caer. Porque la muerte casi no tiene penalización, no te hace perder dinero ni experiencia, y en cambio prácticamente todo el progreso que hagas te va a ayudar en la siguiente vuelta: a hacerlo aún mejor, a llegar aún más lejos.

¡Martes de rebanar cabezas!

Devious Dungeon está mejor estructurado en esta segunda entrega. Al contrario que en su primera parte, donde íbamos pasando por una sucesión de ambientes aleatorios (escenarios de hielo, cavernas, ruinas con vegetación, etc), ahora contamos con un mapa del castillo que nos sirve para hacernos una idea de nuestra progresión global dentro de sus laberintos. Con seis zonas diferentes, cada una de ellas formada por cuatro niveles subdivididos en tres pantallas, la sensación de estar viajando hacia un objetivo se acentúa. No podían faltar los jefes finales de cada mundo, que pondrán a prueba nuestra habilidad, o simplemente nuestra capacidad de subir de nivel, aumentar nuestras estadísticas de fuerza, destreza o resistencia, y hacernos más poderosos que ellos.

Durante la aventura veremos a algunos personajes conocidos de la entrega anterior. Algunos son secundarios, como el bardo. Otros, como el tendero Olaf y el clérigo sanador serán referencias importantes durante el viaje por la ayuda y los servicios que ofrecen. Por supuesto, el castillo tenebroso también está habitado por una gran variedad de criaturas enemigas. El estilo gráfico, de píxel grueso pero entrañable, les otorga a todas una personalidad y aspecto definido que nos ayudará a recordar sus ataques y debilidades.

Los gráficos pixelados están bien trabajados, son simpáticos y resultones.

Y para amenizar una pizca más nuestro recorrido por las intrincadas catacumbas despedazando lombrices caníbales y demonios sedientos de sangre, también encontraremos una serie de tareas secundarias: una colección de tesoros especiales escondidos, diversos minijefes o esbirros de élite, e recados menores consistentes en, por ejemplo, acabar con un determinado número de un tipo concreto de monstruo o reventar tal cantidad de cajas y barriles. Y por supuesto los logros, que hasta en la versión de Switch quedan reflejados internamente en el juego. ¿A quién no le gustan los logros?

Así como los efectos de sonido están bien integrados y con su función, quizás la parte de la que más adolece este Devious Dungeon 2 sea la música: las melodías tienen un aire medieval, con fuerte uso de la percusión y de instrumentos de cuerda, y el hecho de que puedas pasar bastante rato escuchando la misma canción en bucle no les hace bien.

Darle una vuelta a las ideas

Si hablas con cualquier persona que se dedique a hacer videojuegos, te va a decir que una parte fundamental del proceso es la iteración. Coger una idea y darle unas cuantas vueltas, trabajarla y pulirla para que encaje lo mejor posible. Esa iteración, ese repaso a los mismos conceptos para mejorarlos, es lo que se nota en este juego.

Podría decirse que las mejoras no son espectaculares. Un gran porcentaje de todos los elementos que conforman Devious Dungeons 2 está reciclado directa y descaradamente de su aventura predecesora. Pero claramente tiene una aspiración un poco mayor, está mejor planteado. Además, el caso es que la fórmula de base ya funcionaba, ya era lo bastante divertida como para engancharte un rato. Si, quizás la diferencia entre llevar al mago o al pícaro no sea miy grande en el fondo, pero igualmente invita a la rejugabilidad. Es suficiente para que por curiosidad inicies una nueva partida en otra ranura de guardado. Podría ser perfectamente que, cuando te des cuenta, ya lleves un par de horas seguidas entretenido en las mazmorras. Al final, eso es de lo que se trata.

Magostado mucho conocerle, señor mago.

7.7

Lo mejor

  • Hace pasar el tieempo volando, ideal para un par de partidas rápidas
  • Su arte pixelado
  • Amigable con los novatos, aunque que mueras rápido siempre logras algo de progreso

Lo peor

  • Esa música que, personalmente, pienso que se acaba haciendo machacona.
  • Contar en este título con un modo multijugador hubiera sido espectacular.
Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *