Epic Games asegura que “nadie puede poseer un paso de baile”

Epic Games asegura que “nadie puede poseer un paso de baile”

Durante los últimos meses, Epic Games se ha visto envuelta en una polémica con difícil resolución.  Los bailes o emotes presentes en su título de referencia, Fortnite, han sido objeto de numerosas demandas debido a que la compañía proporciona dichos movimientos a través de previo pago, lo cual le reporta numerosos beneficios.

Las reclamaciones han sido interpuestas por personalidades tales como el músico 2Milly o actores como Alfonso Ribeiro, acusando a Epic Games de usar sus movimientos y bailes para obtener cuantiosas sumas de dinero. La pregunta que sobrevolaba esta polémica era la que suscitaban los propios demandantes: ¿se puede robar una coreografía?

Según las recientes declaraciones del abogado de Epic, la respuesta es contundente: no. En base a la jurisprudencia existente en los Estados Unidos al respecto, los bailes y otras interpretaciones artísticas son de libre expresión y posesión, sin estar limitadas a los derechos de autor de ningún organismo, corporación, empresa o sujeto jurídico.

Dale Cendali, abogado de Epic Games, declaraba que “nadie puede poseer un pase de baile. La ley es clara, ya que ese tipo de pasos o rutinas de baile no están protegidas por los derechos autor, al igual que un bloque de construcción de juguete es parte de la libertad de expresión. Se trata de un dominio público que los coreógrafos, los bailarines y el público en general puede usar, interpretar y disfrutar”.

Los bailes de Fortnite arrasan en todo el mundo y se compran más que los churros.

Junto a todo ello, argumenta que el emote de 2Milly no reproduce de forma exacta el original, por lo que la acusación no tiene una base real sobre la que sostenerse. Aportan como prueba un vídeo en el que puede comprobarse como no coinciden de la misma manera ambos emotes.

Sin embargo, la acusación, formada por distintos artistas y usuarios, asegura que los bailes pueden registrarse bajo el sistema de marcas y patentes del país desde 1976, pero el principal escollo a salvar es que no hay jurisprudencia al respecto, pues no ha habido juicios que sirvan como precedente para este caso.

Juan Sanmartín
Juan Sanmartín

Colaborador de Morcego. Videoxogos, deporte, cómics ou cine son as miñas paixóns.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *