Reportajes Horizon Zero Dawn :: En busca de un amanecer brillante

Horizon Zero Dawn :: En busca de un amanecer brillante

Hace unos días se cumplía el segundo aniversario de Horizon Zero Dawn, uno de los grandes lanzamientos exclusivos de PS4. Para la ocasión Hermen Hulst, gerente del equipo detrás del juego, publicó una entrada en el blog oficial de PlayStation revelando que habían superado los 10 millones de copias vendidas y rememorando algunas anécdotas y detalles del desarrollo. Con este motivo, aprovechamos en Revista Morcego para repasar y analizar qué significó este título.

Horizon Zero Dawn supuso una sorpresa desde el momento de su presentación al público, durante el E3 de 2015. Sus creadores, el estudio holandés Guerrilla Games, hasta entonces nunca habían ofrecido nada similar. Eran conocidos por su saga Killzone, formada por juegos de acción y disparos en primera persona. Hordas de nazis mutantes del espacio acribillándote en oscuros escenarios industriales, pasilleros y agobiantes, compuestos de cemento y metal, eran sus señas de identidad. Y de pronto nos mostraban una naturaleza exuberante, luminosa. Grandes espacios abiertos, mecánicas de sigilo. Y, sobre todo, a una cazadora solitaria que, sin armas de fuego, luchaba sin temor contra criaturas robóticas enormes. Ese primer atisbo del juego fue recibido con una gran ovación. Ni dos años después, en febrero de 2017, Horizon Zero Dawn se lanzaba rodeado de bastante expectación… y ciertas polémicas.

Aloy

Ante todo, este juego narra la búsqueda de Aloy, su protagonista. La conocemos desde que es un bebé, junto a su padre adoptivo, en la cinemática que sirve de introducción. Luego, cuando es una niña, profundizamos más en su historia. Aloy vive en la tribu guerrera Nora, donde las Matriarcas mandan y su palabra es ley. Precisamente, las Matriarcas repudian a la joven debido a sus orígenes misteriosos, pues se nos explica que “no tiene madre”.

Horizon Zero Dawn

La primera vez que vemos a Aloy adulta. No pude evitar sacarle una captura jugando con el modo foto.

Acabamos creciendo junto a la paria Aloy, viendo cómo se entrena y se convierte en una hábil luchadora. Hasta que llega un día importante. Cada año, la tribu celebra un rito de iniciación donde los jóvenes alcanzan la madurez. En caso de demostrar su valía, nuestra protagonista no sólo será aceptada como una Nora de pleno derecho, sino que también podrá obtener las respuestas que desea sobre su pasado.

A partir de ahí la trama se complica, se ramifica y se vuelve más profunda. Sin ánimo de entrar en el terreno de los spoilers, se inicia una gran aventura que nos lleva a descubrir este peculiar mundo, a sus habitantes humanos y mecánicos. También los secretos de una antigua civilización, que ayudaron a conformar el presente del juego pero también amenazan su futuro.

Las polémicas

Cuando Horizon Zero Dawn salió al mercado, como ya dijimos, se originaron ciertas polémicas. La primera fue por la cercanía entre su lanzamiento y el de otro videojuego, The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Ambos se presentaron como grandes mundos abiertos, para un solo jugador, donde se permite la exploración libre, con variedad de enemigos y diversas formas de enfrentarlos, que incluyen sistemas de sigilo y de crafteo

Un enorme mundo que descubrir poco a poco, un elemento en común con tantas otras aventuras de mundo abierto.

Enseguida se establecieron unos paralelismos evidentes entre ambos juegos. Puesto que al parecer las guerras entre consolas son una cosa que aún no hemos superado y por lo tanto no nos merecemos todos tener juegos interesantes, una parte de la comunidad “gamer” se dividió en bandos enfrentados, cada uno en defensa de su juego y/o plataforma favorita.

Por si no la conocíais, hay una web llamada Metacritic que funciona como agregador de puntuaciones de videojuegos. Coge las notas de diversos medios especializados, además de las que pueden aportar usuarios registrados en la página, y calcula una media. Es (o fue) considerada un poco el estándar de puntuación en la industria, con casos como por ejemplo el de la desarrolladora Obsidian, que no logró acceder a los incentivos económicos acordados con Bethesda debido a que Fallout New Vegas obtuvo una nota en Metacritic sólo una décima inferior al 8’5 pactado. Pues entre Horizon Zero Dawn y Zelda: BotW se produjo un tira y afloja de críticas negativas. Hubo muchos casos de usuarios que se registraron solo para ponerle un cero a uno de los juegos. A veces, de paso puntuando con un 10 al otro.

Comparaciones odiosas

Mi opinión al respecto es que comparar ambos títulos es como comparar peras con manzanas. Se pueden parecer superficialmente, pero en el fondo sus esencias son muy diferentes. Puedo decir que he terminado los dos juegos, y confieso además que empecé jugando al Horizon e interrumpí la partida durante mucho tiempo debido precisamente a que cayó en mis manos el Zelda de Switch. Aún así, retomar el viaje junto a Aloy fue sorprendentemente sencillo y agradable llegado el momento. Tengo que reconocer que cada uno tiene fuerzas y flaquezas con respecto al otro.

Podrás subir a esas montañas, pero tendrás que buscar la forma de hacerlo.

No quiero extenderme mucho en esto, así que diré solamente que Breath of the Wild es más libre. Favorece mucho más que, en cuanto te desvías de sus caminos predeterminados, sigas encontrando pequeños secretos, tesoros, criaturas extrañas… la famosa narrativa emergente. Pero es que dicha forma de narrativa es prácticamente la única que tiene.

Si quieres escalar una montaña en Horizon Zero Dawn tendrás que seguir senderos ya definidos, y explorar el mundo a tu aire no propicia tantas dinámicas de juego. Aunque también tiene eventos aleatorios, no se sienten tan orgánicos. Todo está mucho más marcado, con un mapa lleno de símbolos que te indica dónde está cada cosa. A cambio, cuenta con una historia mucho más elaborada, profunda, interesante y conmovedora, en mi opinión. Incluso misiones y tareas secundarias, como dominar los Terrenos de Caza u obtener los distintos tipos de coleccionables, están mucho mejor desarrolladas.

¡Peligro, feminismo!

Apareció además un segundo motivo de discordia, aún más absurdo si cabe. Las voces que se alzaron contra el, por lo visto, intolerable feminismo que destila el juego. La protagonista es una mujer, como ya explicamos, de una tribu donde otras mujeres mandan.

En el juego queda muy claro que las mujeres no son siempre bienvenidas en posiciones de poder.

Pero esto no convierte a toda la sociedad de Horizon Zero Dawn en feminista. De hecho, algunos de los personajes que le ponen trabas a Aloy para impedir sus avances son también mujeres. No se trata de representar a un género como seres puros: hay bandidas e incluso asesinas en busca y captura. También conocemos durante la aventura a gente de otras tribus abiertamente patriarcales, y Aloy debe tolerar sus burlas, por ejemplo, tras preguntar por qué según sus leyes una mujer no puede gobernar.

Peor aún: se ha llegado a criticar a este título basándose en que su protagonista no es lo suficientemente femenina. Que no resulta atractiva físicamente, como si esa fuese toda su función: mostrar carne virtual. Cuando el hecho de que un juego haya cuidado sus cinemáticas, su cámara y la estética para que una mujer no se represente sexualizada es precisamente lo que genera polémica, yo diría que podemos reconocer las consecuencias inequívocas de un gran problema de toxicidad machista.

Quiero dejarlo muy claro: Aloy es un personaje principal increíble, de carisma y personalidad arrolladoras. Está escrita y diseñada con tacto, siendo la representación de una gran guerrera, capaz de superar cualquier adversidad. Pero al mismo tiempo es también una figura inteligente y sensible, movida muchas veces por una profunda compasión. Que sea mujer queda justificado de sobra por la narrativa del juego. Además, esto permite introducir potentes metáforas sobre uno de los temas importantes en esta historia: la maternidad, tanto en un sentido humano como en otro más global.

Aloy es una protagonista magnífica, de gran fuerza y expresividad.

Horizon Zero Dawn bajo análisis

Hasta el momento hemos hablado de Horizon Zero Dawn bajo el prisma de las discusiones que generó, o midiéndose frente a otra obra de gran calidad. Ya va siendo hora de analizarlo por lo que es el juego en sí mismo.

Supongo que podríamos empezar hablando de arte, diseños y gráficos, para cumplir con todo lo que supuestamente se debe mencionar en un análisis. Son excelentes. En este aspecto, hay que tener en cuenta que la tecnología avanza muy rápido, y hoy en día se podrían considerar superados por otras obras como Red Dead Redemption II. Aún así, el nivel de detalle, preciosismo y acabado que lucen es espectacular. De lo mejor que se podía ver cuando salió el juego.

En primer lugar quiero destacar el trabajo en los personajes. Veremos distintas razas, personas de edades variadas, diferentes fisonomías corporales y faciales. Sus vestiduras son también dignas de mención, pues a menudo nos darán pistas sobre su tribu y posición. Los diseños son exóticos aunque no descabellados, a menudo mezclando telas y cuero con refuerzos extraídos de máquinas.

A lo largo del viaje, veremos a gente de todas las razas y aspectos muy diversos.

En segundo lugar, los enemigos. Quitando a otros humanos que querrán acabar con Aloy, las máquinas son uno de los grandes ganchos del juego. Como tal, era necesario que fuesen impresionantes. Hay 25 tipos de máquinas originales en la aventura principal, es decir, sin contar con sus versiones corruptas ni con la expansión The Frozen Wilds. Son diferenciables fácilmente entre sí, y de nuevo sus funciones se intuyen a través de su aspecto: una criatura robótica con forma de felino supondrá una amenaza mayor que otra con la morfología de un herbívoro. Resulta imponente ver de cerca por primera vez a un Cuellilargo, una de las maravillas mecánicas colosales que nos encontraremos.

Un mundo de color y belleza

También he de hacer mención a la naturaleza, los paisajes y la escenografía. Aloy va a tener que recorrer un largo camino, pasando desde los valles Nora hacia áreas de nieve, bosques y junglas, parajes desérticos con tormentas de arena, estrechos desfiladeros y montañas escarpadas, ciudades al borde de grandes lagos… multitud de entornos representados con acierto y gran belleza, que permiten sacarle todo el provecho al modo foto.

Se produce un fuerte contraste con las zonas donde aguardan los misteriosos restos de la antigua civilización: herrumbrosos y decadentes cuando están al aire libre, siniestros y antinaturales cuando se encuentran protegidos bajo tierra. Precisamente, el uso de la paleta de color potencia enormemente esa dicotomía entre el mundo orgánico, lo vivo, y todo lo artificial, derivado de una tecnología que no llegamos a entender por completo.

El mundo tecnológico resulta extraño y amenazador.

Respecto al apartado de audio, también se ha realizado e implementado de forma sublime. Muestra de ello es que han pasado ya meses, literalmente, desde que terminé Horizon Zero Dawn, y aún puedo reproducir en mi cabeza varias melodías y sonidos del juego. No es algo que me suceda muy a menudo, ya que normalmente esta es la parte de los videojuegos de la que tiendo a ser menos consciente.

Excelencia técnica

Nos queda hablar de la jugabilidad. Ya he adelantado antes que, pese a haber dejado reposar esta aventura una temporada y estar jugando a otras cosas, me resultó muy fácil continuar con Horizon Zero Dawn cuando quise hacerlo. Los controles están bien mapeados, de forma que, aunque dispones de bastantes habilidades y acciones que puedes ejecutar, resulta cómodo realizar los movimientos o acceder a las opciones que deseas. El manejo de Aloy es suave, con una gran fluidez en las animaciones. Además, sabe reaccionar correctamente a lo que intuye que le pides: acercarse a un borde y descolgarse, encontrar el camino para trepar agarrándose a salientes, etcétera.

Casi hemos finalizado la revisión de los apartados técnicos. Pero debo mencionar una cosa más: la gran labor que se ha hecho desde Guerrilla para pulir el producto final. No recuerdo ni un solo bug, como por ejemplo una textura mal cargada. Ningún enemigo atascado o corriendo en círculos por tener una baja inteligencia artificial. Ningún loot que se quedase volando o claramente colocado erróneamente. Tras más de 70 horas de juego, en un mundo abierto de estas dimensiones, tan ambicioso, esto supone un mérito increíble.

Entre tantas aventuras, a veces también encontramos toques de humor.

Quizás la única pega que pondría es respecto a la gestión del inventario. Incluso mejorando el almacenamiento al máximo, llega un punto en el que acumulas demasiados cachivaches. Se me hizo un poco pesado al final tener que estar constantemente navegando por los menús de objetos. O acudiendo cada dos por tres a un vendedor para aligerar los bolsillos. Habría agradecido poder subir un par de niveles más mis bolsas, especialmente las de recursos y modificaciones.

Una auténtica guerrera Nora

Todo el esfuerzo volcado en la jugabilidad se pone a prueba durante los combates. La lanza, aunque en principio parece muy limitada con solo dos tipos de ataque, se vuelve rápidamente mucho más mortífera a medida que se incrementa su poder mediante varias habilidades. Pero sin duda alguna, los arcos serán fundamentales por su versatilidad.

Normalmente, en otros juegos, hay un gran problema con los arcos: que sólo puedes disparar una vez antes de tener encima al enemigo al que atacaste y a todos los que estaban a su alrededor. Pero Horizon Zero Dawn ha sabido resolverlo de forma muy inteligente. Nos permite desbloquear pronto talentos para concentrarse, que a efectos prácticos ralentizan el tiempo y nos dan la ocasión de lanzar varias flechas. Combinando esto con los distintos tipos de munición y las habilidades más destructivas, la efectividad del arco está garantizada, incluso en distancias cortas. Hasta ahora, nunca he probado otro título donde el manejo de este arma esté tan logrado y deje tan buenas sensaciones.

El arco está adaptado de forma excelente, y ofrece numerosas alternativas ante varias situaciones.

Ya por último, también tiene su importancia el componente táctico. Podemos recurrir a trampas como minas explosivas o cables electrificados, que ante enemigos superiores en número o fuerza nos pueden facilitar mucho las cosas. Este factor estratégico también abre nuevos abanicos de posibilidades: se puede jugar al despiste con los enemigos, a eliminarlos uno a uno sin que nos detecten, etcétera.

Horizon Creed

Unos amigos podcasters, al poco de lanzarse este videojuego, lo describían como «el Assassin’s Creed bien hecho». Teniendo en cuenta que hablaban de las entrehas de esta saga anteriores a Origins y Odyssey, me parece que su definición es acertada. Al menos, piendo que Horizon Zero Dawn tiene todo lo que, tradicionalmente, pretende ofrecerte la icónica serie de Ubisoft. De hecho, probablemente tenga algunas cosas más.

Hay exploración y aventura. Hay coleccionables escondidos en sitios recónditos. Tienes infiltración y sigilo. Una buena historia. Un poco de fantasía, gracias a esos elementos de tecnología-tan-avanzada-que-parece-magia. Catacumbas y mazmorras. Combates intensos y dosis de adrenalina. Grandes personajes, como la propia Aloy, muy bien narrados. No se puede pedir mucho más. Bueno, si: robots gigantes. Pero es que también los tiene.

Horizon Zero Dawn

La belleza de los escenarios da pie a imágenes muy impactantes.

Espero que le deis una oportunidad, si aún no lo habéis probado. Personalmente espero con ganas una secuela, que ojalá llegue con fuerza y consiga el reconocimiento que no llegó a obtener del todo esta primera entrega. Pero es una aventura fascinante, y para cuando leais esto seguramente el precio del juego será muy asequible. Así que colocaos vuestro Foco, agarrad vuestra lanza y vuestro arco… y que la Gran Madre os proteja.

 

Comentarios no permitidos
    • Víctor Dopico
    • En: 17 de marzo de 2019

    Excelente artículo, enhorabuena.
    Como bien has dicho, Aloy, uno de los personajes de videojuego con quien más me he encariñado, identificado, y conectado. Para mí al nivel de Geralt de Rivia (salvando las distancias), Sheppard, Jhon Marston, o Adam Jensen.
    Cuando salió el juego, los comentarios casi unánimes para los usuarios de la XBOX One y de PC eran de sana envidia debido a que al ser exclusivo de Playstation, ellos no podían disfrutar de él.
    Al igual que tú, lo tuve aparcado durante una temporada, pero después de retormarlo y acabarlo, puedo decir sin lugar a dudas que se trata de uno de los juegos que recordaré el resto de mi vida, por supuesto en el podio de los excelentes.
    Saludos.

    • MC_Freire
    • En: 18 de marzo de 2019

    Eu non o xoguei porque non teño PS4, non son moito de consolas son máis de pc debido ao meu gusto pola estratexia :D, pero con dicir que levo dende que saíu o xogo con ganas de mercar a PS4 única e exclusivamente para xogar este xogo xa o di todo.
    E se aínda porriba este artigazo fala tan ben del xa nin vos conto.

    Que a protagonista fose muller foi algo que me chamou moito a atención, non sei porque, igual por ser exótico ou por recordarme ao Tomb Raider, saga á que lle collín moito cariño nestas últimas entregas, debido á historia e xogabilidade.
    E o de que a persoaxe é pouco feminina… Vaia parvada. A min paréceme moi guapa e as armaduras que vin encántanme, veñen moi ben no contexto do xogo. Que non é a típica rapariga que necesita que a salve algún home? Bueno, iso xa leva ocorrendo en moitos xogos dende hai tempo e non debería sorprender a ninguén, e moito menos levantar tales desbaríos.

    Cando saia a nova PS probablemente merque a 4 e o xogue, que non me apetece moito gastar varios centos de euros para xogar un só xogo e logo deixala aparcada, son un namorado da estratexia, é o que me da a vida :D.

    E paro que vaia tochazo acabo de escribir para que ninguén o lea, porque isto asusta ao 99% da xente, entre a cal me inclúio XD.

    Moi bo o artigo, ánimo e seguide así ^^

      • Victor Dopico
      • En: 18 de marzo de 2019

      Eu tamén levo xogando os xogos de estratexia dende os anos noventa. Probei “de todo”. Anos atrás tiven unha etapa na que lle daba ós grandes de “alta estratexia” (The Operational Art of War, Europa Universalis, Supreme Ruler…), e na actualidade, quizás por preguiza só lle dou a uns poucos (estratexia por turnos, sobre tudo), como por exemplo XCOM 2 e a saga Civilization…

      Tiveches no Nadal as rebaixas de Sony, eu merquei a PS4 Pro por trescentos, a Slim estaba a douscentos…. Seguro que baixará en canto saia a PS5…

      Unha aperta desde Pontevedra.