Reportajes Link’s Awakening :: Setenta canciones para una leyenda

Link’s Awakening :: Setenta canciones para una leyenda

Con la llegada en forma de remake de The Legend of Zelda: Link’s Awakening, tenemos la oportunidad de volver a la isla ficticia de Koholint y acompañar de nuevo a Link en el original periplo que una vez vivimos en Game Boy al son de tan fantástica banda sonora, ahora orquestada en lo que es un retorno parcial de la saga a las grandes bandas sonoras sinfónicas.

Sin embargo, en este texto no haremos más que alguna mención anecdótica a la banda sonora del remake, centrándonos por completo en la original que vio la luz en 1993.

Contexto

Link’s Awakening es una de las entregas más extrañas y poco reconocidas de la saga The Legend of Zelda, siendo el primer juego de la misma en salir en una consola portátil, Game Boy. Un proyecto iniciado con el objetivo de llevar el fantástico A link to the past de SNES a Game Boy y que terminó desembocando en una aventura completamente nueva, con elementos innovadores que han perdurado en la franquicia —e industria— hasta el presente como la secuencia de intercambios o mecánicas como la pesca. 

Un desarrollo de ideas creativas para poner a prueba qué se podría llegar a hacer en la consola portátil y que sobrepasó con creces las expectativas iniciales del equipo que trabajaba en su desarrollo. Tal libertad está representada también en el aspecto sonoro, siendo la banda sonora original de este juego más profunda y con mayor contenido que las estrenadas hasta su estreno en plataformas de sobremesa como NES y SNES, a pesar de las claras limitaciones de hardware de la Game Boy.

También podemos encontrar guiños a otras sagas de Nintendo como Yoshi, Kirby, los Chomps característicos de Super Mario Bros. e incluso secciones de juego del género de plataformas con cambio de posición en la cámara.

Un detalle curioso es que este es el único The legend of Zelda que, a excepción de Link, no tiene ni uno solo de los personajes icónicos de la saga como pueden ser Zelda, el antagonista Ganon, Tingle, etc, ni las ubicaciones hasta entonces conocidas como la región de Hyrule o el castillo que lleva el mismo nombre.

La banda sonora al servicio de la experiencia

Kazumi Totaka (Animal crossing), Minako Hamano (Metroid) y Kozue Ishikawa(Earthbound). Tres compositores para un solo juego. Algo que a día de hoy puede parecer normal, en 1993 y para un juego de consola portátil que se presuponía pequeño, fue toda una revelación.

La banda sonora está compuesta por más de setenta temas, incluyendo los originales de este título y las remezclas de los clásicos de la franquicia. Para poner en contexto, la banda sonora de A Link to the Past, apenas cuenta con treinta temas siendo un título destinado a consola de sobremesa y con una clara ventaja de hardware gracias al excelente chip de sonido SPC700 y su DSP acompañante de 16 bits  que fueron desarrollados y fabricados por SONY.

Por eso anteriormente mencionamos la libertad en el desarrollo de ideas como catalizador para este título. En una época con gran limitación de hardware, permitirse el lujo de crear e incluir melodías destinadas a tener un solo uso a lo largo de toda la aventura, es casi una frivolidad artística. Es el caso del tema Sword search, que solo podemos escuchar al principio del juego cuando nuestro protagonista está buscando su espada, a modo de preludio para la aventura que nos espera.

De la misma forma, mientras en A link to the Past teníamos un par de temas para las mazmorras, en Link’s Awakening hay un tema característico para cada una de las ocho que nos encontramos a medida que avanzamos en la aventura.

¿Es la libertad creativa y el desarrollo indiscriminado de ellas la única influencia de la banda sonora en este juego? Por supuesto que no. El propio objetivo del título es hacerse con ocho instrumentos musicales ubicados en diferentes mazmorras con el objeto de tocarlos a la vez para despertar al Pez Viento. Por supuesto, cada instrumento está representado con su propia melodía o, en su defecto, su propia versión de Balada del Pez Viento, el leitmotiv de Marin y la canción que sacará al Pez de su letargo.

Aunque la Ocarina ya había aparecido en A link to the Past, este es el primer título donde se le da varias funciones dependiendo de la melodía usada pudiendo tocar hasta tres canciones diferentes: Balada del Pez viento, Mambo de Mambo y Canción del alma de la rana.

Esta banda sonora en su conjunto sirvió para afianzar la forma en la que se vendría a trabajar en futuras entregas. Cuesta pasar por alto como Ocarina of Time, salido cinco años después, es una evolución lógica del trabajo realizado en Link’s Awakening pero adaptado a una nueva consola de sobremesa: un buen uso del leitmotiv, temas muy diferenciados entre si para según qué momentos y ubicaciones de la aventura, poder interpretar un instrumento —Ocarina, nuevamente— usando los controles por nosotros mismos, etc.

Link’s Awakening es un título fundamental en la franquicia de The Legend of Zelda, tanto en su vertiente jugable como en el apartado sonoro, por ser un punto de inflexión entre las buenas ideas del pasado y el avance necesario en el futuro.

Un buen easter egg

El bueno de Kazumi Totaka, uno de los compositores de este título —y doblador de Yoshi—, es bien conocido por incluir uno de los huevos de pascua más conocidos del mundo de los videojuegos: la canción de Totaka. Una canción muy corta y carente de gran interés pero que ha dejado su sello en diversos juegos, desde Mario Paint hasta Animal Crossing.

Como no podía ser de otra manera, ya que había participado en este proyecto, en Link’s Awakening también lo tenemos.

Ismael Vidal

Músico e profesor. Apasionado dos JRPG e namorado de buscar cómics antigos en tendas esquecidas

Comentarios no permitidos
    • Xogón
    • En: 23 de septiembre de 2019

    Eu non xogara ao Link’s Awakening orixinal até fai ben pouco, e fiquei abraiado porque resultoume moito mellor do que agardaba. Pensaba que sería o parruliño feo da saga, pero máis ben é un curmán algo lonxano por mor da narrativa; a música e a xogabilidade están al nivel.

    Boa reportaxe!