Reportajes No vale furar :: Canciones para unha tarde de fútbol

No vale furar :: Canciones para unha tarde de fútbol

Tener una consola durante años ha sido un sinónimo obvio, en la mayoría de casos, de estar en posesión de algún simulador de fútbol también en casa. Por lo que pudiera pasar, por los invitados que pudieran aparecer; aunque uno jugase solo, tener un título sobre el deporte rey es casi un imprescindible. Siguiendo la fórmula de lo evidente, no solo de Electronic Arts vive el hombre, ni siquiera de su EA Sports It’s in a game, Konami y sus Pro Evolution también tuvieron en sus manos la corona de ser la saga por excelencia a la hora de coger el mando para dar patadas a un balón. La expresión echar un FIFA o echar un Pro, son hoy una construcción sintáctica genuina y propia para toda una generación (varias ya). Bien es cierto, que hoy solo se erige un emperador en forma de sigla.

Para muchos, la franquicia de EA ha sido una constante casi vital a lo largo de los años. Para un nutrido grupo de jugadores, es el único título que adquieren a lo largo de todo un año. Es su juego, el único. De alguna manera, FIFA también ha funcionado como un curioso conector con otra industria cultural: la musical. Una relación amorosa que llegó a ser un auténtico trampolín para el reconocimiento popular de los grupos que sonaban en los menús del juego.

Musicalmente hablando, todo comenzó con FIFA 98: Rumbo al Mundial. Estrenado en Occidente el 1 de noviembre de 1997 rápidamente se convirtió en un éxito global. Era la quinta entrega de una franquicia que amenazaba con dominar el género deportivo, fue publicada en siete plataformas distintas y es, por méritos propios, uno de los títulos más importantes en la historia familiar de EA. Su nuevo motor gráfico, la inclusión de opciones tácticas, editores, estadios reales funcionando como escenarios, la posibilidad de jugar el Mundial del 98 y, como no, el olvidado y amado a partes iguales modo fútbol sala. Había algo más. Incluía, por primera vez, una banda sonora oficial. Ojo, hablamos de canciones externas a la compañía, creadas por artistas independientes con sus propios fines.

Seis canciones que abrieron una nueva veda comercial dentro de la industria del entretenimiento. ¿Puede un videojuego hacer famosa una canción? Puede, pero parece que no en un primer plano, sino en uno más interno y personal. Reflexiones aparte, a lo largo de los siguientes párrafos son seleccionadas algunas de las composiciones más llamativas de la franquicia FIFA. Para una comodidad mayor, la mayoría se han incluido en la siguiente lista de Spotify.

Blur – Song 2 (FIFA 98)

Indiscutible aparición en un recorrido cronológico. Si de videojuegos hablamos, Song 2 también ha sonado en Saints Row IV  Guitar Hero 5Rocksmith, Lego Rock Band, la versión PAL de Band Hero de Nintendo DS, y es un DLC en Just Dance 2. Pero aquí la cosa va de fútbol. y para una enorme cantidad de jugadores la canción del “Woo-hoo!” se convirtió en un clásico instantáneo que pudo abrir una puerta a un descubrimiento musical. Curiosamente, en su día la fusión del juego con la canción no le otorgó demasiados beneficios a Blur. La banda británica había sacado la canción en abril del mismo año y nunca llegó al famoso Hot 100 de Billboard. Sí entró en el top 40 de canciones alternativas de Billboard, lugar en el que permaneció unas cuantas semanas.

Vaya, que Blur no notó ningún empujón comercial gracias a su participación en FIFA 98 siete meses después, aunque sí recibió un apoyo generacional que se fue haciendo visible a medida que pasaron los años. Las ventas quizás no acompañaron o no llegaron, pero es evidente que los jugadores de los 90 asociaron juego y canción y continúan haciéndolo a día de hoy. Los niños de ayer son los seguidores de hoy. El imaginario colectivo puede llegar a pesar más que las cifras.

Fatboy Slim – The Rockafeller Skank (FIFA 99)

A nuestras tierras el siguiente FIFA, aún con la resaca del Mundial, llegó con Morientes vistiendo la camiseta de la selección en portada. La canción de Fatboy Slim se sitúa como otro clásico dentro de la franquicia y permitía un acercamiento a la música electrónica y el trip hop de la época. De nuevo, con acento británico, la canción hacía su aparición mientras navegábamos por los menús interactivos.

Igual que pasó con Song 2, no se podría establecer una conexión entre el éxito del tema y el haber formado parte de la banda sonora futbolera, más que nada porque la canción ya había triunfado en las listas con anterioridad. Otra de las seis canciones que formaron parte de FIFA 99, fue Gotta Learnde Danmass, apuesta por la escena underground del momento.

Apollo 440 – Stop the Rock (FIFA 2000)

A las puertas del nuevo milenio, EA Sports continuaba apostando por canciones con cierto corte electrónico dentro de sus bandas sonoras. Para Apollo 440, Stop the Rock supuso su salto a la fama y su consolidación internacional gracias al disco Gettin’ High on Your Own Supply. No, no es que se parezca a Caroline de Status Quo, es que bebe directamente de ella. Ahora bien, aunque por gusto personal haya elegido la aportación de los de Liverpool, la canción oficial de FIFA 2000 era otra.

It’s Only Us fue creada por Robbie Williams específicamente para ser la cabecera como tal del título. Se lanzó al mercado dos semanas después de que llegase el juego que la incluía y, por primera vez, si se podría hablar de un éxito conjunto. Al fin y al cabo, la canción no hubiera visto la luz de no ser por EA Sports. Llegó a ocupar el puesto número 1 de las listas británicas (Williams jugaba en casa) y resistió veinte semanas en la tabla.

FIFA 2000 fue un juego de alguna manera crucial para la compañía. El fenómeno de los simuladores de fútbol comenzaba a antojarse y a medida que los chavales crecían, usuarios y mercado no hacían más que aumentar. La posibilidad de jugar en compañía convertía a todos los FIFA en una opción perfecta para tener en casa y provocar piques antológicos. Para una buena parte de una generación, la adolescencia giraría alrededor de partidos y latas de cerveza mientras se soñaba con arrasar el barrio tras apagar la consola.

Moby – Bodyrock (FIFA 2001)

Otra canción que seguramente identifiques con el sonido FIFA (al escuchar la cadencia y el ritmo de las canciones se identifica un patrón casi obvio durante sus primeros años). A día de hoy el nombre de Moby es (debería) conocido por un público amplio, al margen de estilos o etiquetas. Su capacidad para mezclar ritmos electrónicos con el rock o el pop le han valido más de una alegría, una carrera. Su disco Play, de 1999, le abrió las puertas al éxito y su presencia en FIFA 2001 se configuraba como la ideal: un artista con proyección, rítmico y relativamente novedoso. Bodyrock funcionó a la perfección. Luego, éxitos como Porcelain, y su aparición en la película La Playa, lo catapultaron definitivamente. En la península, también se le tiene especial cariño por cierta cortinilla de TVE en la que sonaba de fondo.

Si te quedas con más ganas de FIFA 2001, puedes ponerte Chinese Burn, de Curve. Otro golpe en la mesa por parte de EA para hacer de la música electrónica de principios del milenio su seña de identidad. Lo mismo para Fly Away de The Source.

Gorillaz – 19-2000 (Soulchild Remix) (FIFA 2002)

Más canciones, más registros, más goles. El fenómeno FIFA era verídico y de seis u ocho canciones por banda sonora, se pasó a trece, casi el doble. Apenas dos años después, la apuesta se doblaría de nuevo, pero eso es otro cantar. Gorillaz, la banda virtual de Damon Albarn (Blur) y el artista Jamie Hewlett había aparecido unos años atrás como presagio de los nuevos tiempos. ¿Podría adorar el mundo a una banda virtual? ¿Serían en algún momento todas los grupos así? El siglo XXI prometía mucho, pero finalmente elegimos mirar más horas la pantalla del teléfono móvil y ponernos a caer de un burro en redes sociales.

19-2000 (Soulchid Remix) gozó de un relativo éxito internacional, sin olvidar su versión original, más ligera. Qué duda cabe en su relación con FIFA 2002, siendo un himno altamente reconocible para todo aquel que cayera en el vicio del fútbol virtual. La mayor cantidad de canciones permitió compartir protagonismo a los artistas, unos más conocidos, otros menos. Aquí figuraban Tiësto con su Flight 643, Vitae con Energy Flow o Tenshi y su Gouryella. Exacto, no se parece en nada a las bandas sonoras actuales. Recuerda que han pasado 17 añitos. Lloremos.

Safri Duo – Played-A-Live (The Bongo Song) (FIFA 2003)

Lo dicho, canciones directas a nuestra más tierna infancia o adolescencia (al menos para una mayoría). La intro de Safri Duo y su tribalismo electrónico podría optar a un serio reconocimiento como patrimonio de la humanidad. Vendió 1,5 millones de copias en todo el mundo. Cifra de ensueño hoy en día. Poco más que añadir.

FIFA 2003 estrenaba también su aclamado Freestyle Control que permitía unos movimientos más suaves y acordes con la situación de juego, y alguna que otra filigrana. Y sí, más canciones. He de decir que me costó no elegirla como principal, para este breve apartado, pero no por ello se le debería restar importancia a la que entonces era una auténtica diosa entre la juventud. Avril Lavigne se dejó caer en la franquicia de EA Sports con un remix de Complicated, su más que conocida balada. Seguía, eso sí, habiendo hueco para la música electrónica de Antiloop, o D.O.G. También hacía acto de presencia el R&B de Ms. Dynamite.

Tribalistas – Já sei namorar (FIFA 2004)

Presumamos de lusofonía. Tribalistas, el trío musical formado por Marisa Monte, Arnaldo Antunes y Carlinhos Brown siempre ha sido un agradable bálsamo contra el mal tiempo. Su presencia en FIFA 2004 también se puede entender como una apertura de la propia compañía a la llegada de nuevos estilos y lenguas. A estas alturas, todo hogar tenía un título de EA Sports en su casa y muy probablemente una PlayStation 2. La nueva entrega incluía hasta 30 canciones distintas. 

Así, la banda sonora del universo FIFA gana en color y comienza a funcionar como un fenomenal mosaico cultural. Hay de todo, desde el rock mexicano de Café Tacvba a la distorsión de The Dandy Warhols, el ritmo saltarín de Babamania o la fama de King of Leon. Y, sí, The Jam, Radiohead, Kasabian… Destacar, por qué no, esa fantástica introducción de piano de Jerk it Out, interpretada por Caesars Palace (luego solo Caesars). Mucho y muy FIFA.

Sôber – Cientos de preguntas (FIFA 2005)

Un FIFA especial para la Boa Vila y Pasarón. El ascenso a Segunda División por parte del Pontevedra CF le permitió engrosar las filas de los cientos de equipos que poseía esta nueva entrega gracias a la enorme cantidad de licencias que ocultaba bajo su paraguas. El modo Carrera permitía llevar a la gloria a cualquier equipo de las primeras divisiones del mundo.

Al margen de anécdotas futbolísticas de importancia absolutamente reducida a los que viven al lado del río Lérez, por primera vez en la historia figuraban artistas españoles en la banda sonora de un título de la franquicia de simuladores. Sôber y La Mala Rodríguez tuvieron el honor. Y en sí mismo ejemplifica por segunda vez consecutiva la apertura a meter un poco de todo dentro del juego. Por un lado Cientos de preguntas, por otro Jugadoras, Jugadores. Y sí, Vive la vida de Gusanito, por si pensabas que lo dejábamos en el baúl del olvido.

Lo dicho. De todo para todo el mundo. Apretando el joystick derecho podías ir pasando las canciones hasta dar con tu favorita, indispensable para calentar antes de un encuentro. La lista es grande, casi 40 canciones y su permanencia en el imaginario colectivo es tan evidente que basta pasearse por los comentarios de YouTube para comprobar cuál es el primer comentario en muchas de ellas: «Fifa 05? Anyone?»

Ahora bien, el reinado de Pro Evolution Soccer era muy evidente y la remontada de EA Sports se haría de rogar hasta el 2009. La primera década del siglo XXI y su fútbol virtual fue de Konami. Aunque las canciones hayan sobrevivido, la mayoría de estos FIFA sí han caído en un olvido incómodo para la compañía californiana.

Jamiroquai – Feels Just Like It Should (FIFA 06)

De nuevo, una lista de cuarenta canciones. Lejos quedan ya las elecciones de música electrónica o alternativa, dejando paso a un pop cada más accesible. Había alguna sorpresa, pero en su mayoría cuesta encontrar himnos a la altura de los que fueron apareciendo hasta ahora. Jamiroquai se sitúa como el nombre propio más reconocible gracias a su Feels Just Like It Should, número 8 en las listas de éxitos británicas, recordatorio de la buena relación que la franquicia ha tenido con los artistas ingleses.

Se lucen también The Film, Mando Diado, Oasis… y hay presencia rumbera con The Gipsys. Por cierto, se borraban oficialmente los dos primeros números del nombre y quedaba la fórmula abreviada que continúa vigente.

Muse – Supermassive Black Hole (FIFA 07)

Días felices para Matt Bellamy, que hace nada podía por fin disfrutar de la fotografía de un agujero negro con sus propios ojos. Dejando atrás el ecuador de la primera década del milenio, Muse se hallaban en un estado de forma envidiable por cualquier banda del mundo. Se alzaron como una de las nuevas bandas de rock y ahí se han quedado. Aquel Black Holes and Revelations del 2006 les abrió las puertas del Olimpo y no han querido abandonarlo, ni siquiera ante la aparente falta de ideas o, más bien, acierto a la hora de continuar su discografía estos últimos tiempos.

De nuevo, un buen puñado de canciones que se orientan al rock y pop alternativo del momento, anticipando un auge que se mantendría durante los años siguientes. ¿Quienes tocaron en FIFA 07? MobileOutlandish, Elefant, Carlinhos Brown

Dover – Do Ya (FIFA 08)

Otro videoclip cuyo primer comentario va dirigido a su presencia en un FIFA. Las hermanas Llanos habían hecho historia en el rock español tras despachar 800.000 copias de un disco que había valido 80.000 pelas allá por el año 1997. El éxito de Devil Came to Me fue notorio y Dover se alzó como una de esas bandas generacionales fruto del momento. Siguieron esa línea unos años, hasta sorprender a propios y extraños con un álbum de corte disco, el odiado y amado a partes iguales Follow the City Lights de 2006. Nuevo mercado para unos, traición para otros. Típico en la industria musical española. Do Ya, era la segunda canción de este largo.

FIFA 08 se define musicalmente por ser uno de los títulos con el número de canciones más alto, media centena. Digitalism, Carpark North, Cansei de ser sexy, !!!, Planet Funk… Nacionalidades y estilos a la carta.

MGMT – Kids (FIFA 09)

El renacer de la franquicia coincidió con la incorporación de uno de los últimas canciones del rock alternativo convertida en himno generacional. Se lanzaron al mismo tiempo y la crítica de ambos fue positiva. FIFA 09 incorporaba el Ultimate Team y vaticinaba su dominio del género dentro de los eSports. Retomaba la senda del realismo y la simulación pura y el estancamiento de los juegos de Konami le dieron vía libre para adelantar a la compañía nipona por la derecha.

La melodía de Kids se volvió un éxito instantáneo del que películas y anuncios se adueñaron, incluso Berri Txarrak la ha llegado a interpretar en directo durante su gira del Denbora Da Poligrafo Bakarra, uniéndola magistralmente con Oreka. Es la canción más destacada de una lista que incluye temas para todos los gustos: Ladytron, Reverend & The Makers, Junkie XL, y, sí, Macaco.

Los Fabulosos Cadillacs – La luz del Ritmo (FIFA 10)

Algo de ritmo. Leyendas argentinas, Los Fabulosos Cadillacs también quisieron formar parte de una BSO en la que se incluían a más de 39 artistas de más de 25 países diferentes. Poco más que añadir. Repetía Macaco.

The Black Keys – Tighten Up (FIFA 11)

Brutal aportación de The Black Keys a la música contemporánea en su particular viaje de reinterpretación del blues añejo y sincero. Tighten Up no se acercó ni tanteó el éxito que sí obtuvieron con Lonely Boy o Fever, pero ahí está compartiendo protagonismo junto a Linkin Park, Gorillaz, o Scissor Sisters, entre otros.

Evidentemente, el fenómeno casero que fue el FIFA ya era un fenómeno ahora internacional gracias a la aportación de los eSports. YouTube, Twitch y demás plataformas comenzarían a contribuir a la creación de un mercado más allá del propio videojuego.

Crystal Castles – Not In Love ft. Robert Smith of The Cure (FIFA 12)

Quizás una de las canciones más míticas dentro de los FIFA contemporáneos. De nuevo una apuesta clara por el género de la electrónica gracias al buen hacer de los canadientes Crystal Castles al lograr revivir la canción publicada por  Platinum Blonde en 1984. Robert Smith, cantante y líder de The Cure, contribuyó a ello.

Como videojuego, FIFA 12 se asomaba al final de la séptima generación de consolas y provocaba cierta sensación de estancamiento, hecho habitual en los títulos de simulación de fútbol de los últimos años. ¿Más temas? Pusieron música The Hives o The Strokes, manteniéndose firme esa mirada hacia rock alternativo del momento.

Imagine Dragons – On Top Of The World (FIFA 13)

Otro bombazo comercial. A día de hoy, On Top… luce con orgullo sus más de 244 millones de reproducciones en la plataforma de vídeos de Google. Poquito más que añadir a mayores del evidente éxito de una banda que en tan solo un lustro consiguió volar hacia las listas de éxitos y recorrer los festivales de medio (o todo) el mundo.

El juego incluía la friolera de más de 500 equipos con licencias oficiales y más de 15.000 jugadores, mientras Crystal Fighters o Django Django amenizaban las esperas.

Empire Of The Sun – Alive (FIFA 14)

Sigue la misma línea de efectividad comercial que sus antecesoras. Alive se presenta como una canción válida para la corriente que FIFA cogió desde el año 2008 en busca de una postura más cómoda para los oyentes, comercial en gran medida.

Es el único FIFA lanzado para consolas de tres generaciones diferentes: PlayStation 2, PlayStation 3 y PlayStation 4, siendo además el último título que aterrizó en PS2 y PSP (y el primero de la actual generación, claro).

AVICII – The Nights (FIFA 15)

El malogrado DJ y productor sueco figura como uno de los nombres indispensables de la música de esta década. Para las generaciones más jóvenes, la cosa aún va más allá y queda como un referente de portentoso talento a la hora de crear canciones con las que mover el cuerpo mientras avanzamos por el pasillo de casa, cocinamos o bailamos en la media oscuridad de la discoteca.

El juego continúa la evolución hacia un realismo exigido por la comunidad de jugadores. Fueron añadidas alrededor de 600 reacciones de los futbolistas a determinadas jugadas, tales como fallar una ocasión de gol o lograr uno en la final del encuentro.

Bastille – Hangin’ (FIFA 16)

Apenas se podrían arañar algunos datos a partir de aquí, más allá de los que todos conocemos. EA Sports sigue ofreciendo un nutrido número de canciones, sobre las cincuenta, en cada nueva edición de su simulador de fútbol. Se mantiene la onda comercial, aderezada con diversas cápsulas en estilos o géneros de diversa índole.

Sea en FIFA 17, FIFA 18, o FIFA 19 la línea del pop electrónico y del rock alternativo se presenta como la más agradable para el oído de los jugadores. Al menos, para los diseñadores de los distintos títulos. La relación musical entre FIFA y la comunidad es un hecho meritorio al alcance de muy pocos juegos. Dejando de un lado canciones extraídas de un tráiler o adelanto en concreto, la mayoría de los videojuegos no tienen una relación tan directa, en cada menú que abrimos, con la industria musical. Otro ejemplo de ello son las geniales emisoras de radio de los diferentes Grand Theft Auto, idea que quedará para más adelante.

Si te pica la curiosidad y quieres revisar todas (o casi todas, ya que en algún título se aprecia alguna falta) las canciones que han ido apareciendo en la franquicia FIFA, puedes hacerlo a través de esta página, que funciona como una excelente biblioteca en el caso que aquí nos atañe.

Carlos Pereiro
Carlos Pereiro

Creador de Morcego. Escribo cousas, falo de cousas e encántame escoitar cousas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *