Opinión Opinión | El día de la marmota

Opinión | El día de la marmota

En la práctica del periodismo, el profesional tiende a tratar de resolver ciertas incógnitas que aparecen ante sí. Es un proceso básico. Cuando se produce un suceso, el periodista recurre a ellas casi como un paradigma: qué pasó, dónde pasó, cuándo pasó, cómo pasó, quién esta implicado y por qué pasó.

Esta última cuestión es la más difícil de todo el examen laboral. Muchas veces, demasiadas, ni siquiera hay una respuesta. Para bien, y sobre todo para mal, las cosas en ocasiones suceden sin más. Sobre todo si entra en juego ese impulso no racional en el que tanto le gusta caer a la especie humana.

David Katz era un jugador profesional de Madden NFL, el simulador de fútbol americano más famoso del mundo. Parecía un tipo de gesto serio, inexpresivo casi. Hace apenas unos días mataba a dos personas y hería a once más. Luego, se suicidó en el restaurante en el que se celebrara esa eliminatoria regional que el ya perdiera. La pistola semiautomática que usó en esta tragedia fue comprada legalmente.

¿Es ese el porqué? ¿Basta un mal perder para hacer una masacre? Suena tan duro, tan real, que en un principio no llega a llenar ese tubo de medición imaginario en el que justificamos las razones de un crimen.

Después de producirse el tiroteo, la Red hizo su trabajo habitual, llevar la información al resto del mundo. No importa demasiado su veracidad, lo importante es que lo haga rápido. Varios medios publicaron la noticia acompañada de imagen de archivo de algún torneo de CS:GO o similar. Era demasiado obvio: si un tipo usa una pistola, debe estar relacionado con el tirarse horas disparando en una pantalla. “Cae de cajón”, pensaron.

Por desgracia para la industria dele videojuego, los medios generalistas no acertaron, y así, por enésima vez, se puso sobre la mesa el eterno debate: si juegas a títulos violentos, eres un asesino en potencia. Es como un día de la marmota que se repite y repite, y repite… sin motivo aparente. De nuevo, diferentes firmas vuelven a tratar de defender la importancia cultural del videojuego, de su justa influencia en el individuo, quieren recordar que hay más incidentes en campos de fútbol que en torneos e eSports. Pero no llega, porque ahora el Madden NFL es ya un juego de disparos. Y así será siempre para algunos.

Carlos Pereiro
Carlos Pereiro

Creador de Morcego. Escribo cousas, falo de cousas e encántame escoitar cousas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *