Opinión Opinión :: ¿Por qué ya no pirateo?

Opinión :: ¿Por qué ya no pirateo?

«War… war never changes». Esta es una de las frases más famosas del mundo de los videojuegos, y si hay algo que no cambia en el Universo de los Videojuegos es el debate sobre la piratería.

Los que crecimos con la PlayStation 1 estábamos al tanto de que, de una manera casi mágica en nuestra infantil mente, podías chipear la consola y conseguir que corriera todos los juegos que pudieras imaginar (en otro momento hablaremos si la facilidad que tenía la PlayStation original en ser pirateada era a propósito para hacer base de usuarios o no). Fue así como yo, y tantos otros, descubrimos juegos y géneros que de otra manera no tendríamos forma.

A partir de la sexta generación esto se complicó en consolas, salvo con cierta consola blanca de Nintendo, pero en el mundo del PC la historia era bien distinta. Con Internet de alta velocidad y ciertos grupos de jugadores aliándose comenzó un juego del gato y del ratón entre estos jugadores intentando romper el software y las compañías blindándose para impedirlo, lo que ocasionó varias costumbres perniciosas para la comunidad pecera: que algunos títulos peligraran para PC, que nos acostumbraramos a que esos títulos salieran más tarde que en Consolas y que las compañías comenzaran a usar métodos más agresivos para impedir las prácticas de los piratas. ¿Por ejemplo? Los generadores de claves o los códigos en el manual. Con el tiempo, de los objetos que venían en la caja pasamos al DRM, método antipiratería actual no ajeno a la polémica.

En los años ’90 los métodos antipiratería eran muy originales

En esta encrucijada estábamos cuando las cosas comenzaron poco a poco a cambiar. ¿Por qué motivo ya no se piratea tanto como antes? Bien, os voy poner en situación y a hablar de mi propia experiencia.

DRM/ Denuvo

Denuvo es el DRM más famoso en el mundo de los videojuegos y, aunque puede perjudicar a los legítimos usuarios del juego, sí que permitió que bajaran las descargas por la sencilla cuestión del tiempo. Pueden pasar meses hasta que sean capaces de romper la seguridad del juego y puede que no quieras esperar tanto para poder jugarlo, o que directamente quedes sin jugarlo si no son capaces de romperlo. Pero, como decía, Denuvo puede ocasionar una bajada de rendimiento tal por su forma de proceder —genera una clave única para cada usuario dependiendo del equipo que haya montado y utiliza esa clave para encriptar y desencriptar los datos— que puede hacer injugable el título. Todos recordamos las salidas problemáticas de Diablo III o del SimCity por su conexión permanente a Internet, o los problemas de rendimiento de juegos como Assassin’ s Creed Origins o Mass Effect Andromeda. Problemas solo para los jugadores que pagaban ya que los que directamente descargaban el juego no sufrían ningún percance. Es decir, para intentar golpear a los jugadores que no querían pasar por caja, castigabas solo a los que sí pagaban. Hasta tal punto fue la historia que plataformas como GoG venden como un reclamo la exclusión de DRM en su plataforma.

Seguridad

Cuando tú pirateas un juego —o cualquier software— estás bajando un archivo modificado por un extraño al que le estás dando acceso a tu equipo prácticamente sin cortapisas y del que no sabes si su intención es simplemente compartir su saber o se tiene alguna intención oculta. De confianza va la cosa.

Conciencia

Al igual que nadie te obliga a no tener el bloqueador de publicidad en Youtube salvo tú mismo porque quieres que esos creadores se beneficien de tu visita, nadie te obliga a que compres el juego —recordemos que en España descargar los juegos no es ilegal, lo que es ilegal es hacer negocio con eso—. Es lógico que cada uno cobre por su trabajo, con especial hincapié en los estudios pequeños.

Continuación de la saga

Si un juego no vende como se esperaba puede ser que decidan no hacer una secuela y que el cuento acabe en ese título, o que no se doble a determinado idioma ya que no les merece la pena económicamente hablando.

Comodidad

Si plataformas como Google Stadia, o mismo comprar un juego en digital, tienen su hueco es porque son la manera más sencilla de jugar. No tienes que descargar el juego, comprobar que es el archivo correcto, descargar el crack, volver a descargarlo porque ese no iba, buscar un parche que arregle los errores…

Necesidad

Gracias a las ofertas de Steam, los bundles y , sobre todo, al Game Pass tenemos nuestra disposición una amplísima variedad de juegos a un precio muy reducido. No entro a valorar cuestiones personales, pero sabes que si esperas unos meses vas a tener ese juego que deseas más barato. Es la contrapartida de cultura del hype, lo que salió hace un mes ya es viejo y tenemos que promocionarlo para que la siguiente novedad no le quite hueco.

Con el Game Pass tenemos una amplísima variedad de juegos a un precio muy reducido

Adentrémonos ahora en la zona gris de la cuestión. ¿Que pasa con los revendedores de claves? Para empezar hay que diferenciar entre revendedores oficiales, es decir, con autorización de la desarrolladora del juego para vender en su página (Humble Bundle) de los que no tienen ese permiso (G2A). Pero ¿de donde sacan los códigos? Pueden obtenerlos de diferentse formas: pueden comprarlos en otras regiones donde el juego está más barato, pero esto directamente perjudica la localización de juegos.

Como decía antes, cuando miren las ventas del juego no serán las reales y puede que lo dejen sin doblar o sin traducir en el futuro. También pueden comprarlos al por mayor para que le hagan descuento como se de una tienda mayorista se tratara. Pueden conseguirlos directamente del estudio como clave de prensa enviado a los medios o a los streamers, lo cual es éticamente muy reprobable y, por último y con diferencia la peor manera, pueden ser códigos comprados con tarjetas de crédito robadas. Esto hace que la compra se cancele y que el estudio tenga que devolver el dinero y pagar una comisión por el trámite, por lo que acaba perdiendo dinero en la transacción. Cuando en G2A venden un «escudo» para protegerte de esto es que ya tienen conciencia del que está ocurriendo pero les merece más la pena ganar por las dos partes que hacer las cosas bien. G2A está intentando cambiar esto pero hace que todo el esfuerzo recaiga en la desarrolladora.

Para mí, y parece que también para varios estudios, hace más daño a la Industria comprar un código en G2A y semejantes que directamente piratearlo, porque cuando pirateas un juego, y ese juego acabo por gustarte, puedes decidir comprarlo —yo piratee hace años el primer The Witcher y lo compré hace poco, aunque probablemente no lo juegue más, aparte de comprar el 2 y el 3—.  Pero cuando compras un código, tu «ya has pagado» por ese juego, ya queda activado en la plataforma digital propietaria y no puedes volver a pagar por él. También, para mucha gente, aunque pagues menos por él, ya has pagado, ya has cumplido tu parte como consumidor.

Algunas desarrolladoras prefieren que piratees el juego antes que de que lo compres en esas páginas

¿Qué es más ético? No comprar ningún juego en este tipo de tiendas, comprar solo los Triple A, comprar todos? Cada uno deberá decidir para sí, por mi parte, sobre todo sí son juegos hechos por estudios pequeños, prefiero esperar a poder comprarlo con el tiempo que descargar software dudoso en mi PC o que comprarlo de una manera que no reporte ni reportará beneficios al creador.

En este sentido cada uno, como en la guerra, debe escoger un bando.

Mos
Mos

Peceiro, nintendeiro e moitas cousas que rematan en eiro