"> PlayStation Classic. Un ejercicio de nostalgia – Revista Morcego
Reportajes PlayStation Classic. Un ejercicio de nostalgia

PlayStation Classic. Un ejercicio de nostalgia

La PlayStation Classic llegó a mis manos el día del lanzamiento. Una pequeña máquina del tiempo que me transportó a comienzos del milenio. Concretamente al punto en el que Papá Noel petó en la puerta de la casa de mi abuela el 24 de diciembre del año 2.000.

Ese día uno de los paquetes con mi nombre contenía en su interior la versión reducida de la PlayStation, a PSOne, y ya venía ‘chipeada’ de serie por el primo Roberto. En Ferrol dicen ‘chipear’ en lugar de piratear. No sé si en otros lugares de Galicia emplean otros verbos para tan noble arte. La riqueza del léxico gallego.

El caso es que casi 18 años después, la vida me ha dado una segunda oportunidad con la primera máquina de PlayStation, que llega en pleno oleaje nostálgico en el mundo de las miniconsolas retro. Algo más que previsible tras los éxitos cosechados por Nintendo.

El ‘unboxing

El packaging tiene ese toque vintage que conquistará los ojos de más de un amante del coleccionismo o de los acumuladores de cosas molonas. En cuanto abrimos la primera caja encontramos otra blanca con el logotipo de la marca y dentro de esta, por fin, está la ansiada consola.

Las primeras sensaciones de los materiales es que están bastante conseguidos. Los mandos están realmente bien. El tacto recuerda mucho al de la máquina original y el tamaño no es tan mini como para ser incómodo. La consola sí es más pequeña, aunque no tanto como las de Nintendo, y todo está en su sitio. Si te estás preguntando si la tapa se levanta ya te digo ahora que no. Fue el primero que probé.

Enchufar e listo

Una de las ventajas de estas máquinas es que solo tenemos que enchufar y ponernos a jugar. En cuanto la encendemos vemos los logotipos clásicos y escuchamos la música de PlayStation.

 

Pero tras el hype de este momentazo remember nos encontramos con una interfaz que hace todo se precipite rápidamente. Hecha con muy poco cariño y en la que la simpleza gráfica es digna de un emulador cualquier que nos podamos encontrar por la Red.

Os xogos

Toca hablar de lo importante. De lo que tanta polémica ha traído consigo. Los títulos que trae la PlayStation Classic. Concretamente son 20 y seguro que ya los viste en un tropel de sitios. Pero como este es un medio serio los vamos a analizar de nuevo.

Nos encontramos clásicos que no podían faltar y a los que el tiempo les ha sentado realmente bien. El Tekken 3, el Final Fantasy VII, el Resident Evil o el Metal Gear Solid son juegos de los que aún podemos disfrutar perfectamente en esta PlayStation Classic. Son parte del imaginario colectivo de los que tantas horas pasamos delante de la televisión jugando con la primera consola de Sony.

Al otro lado de la balanza meteríamos títulos como Grand Theft Auto, que con ese plano cenital resulta en un juego que ha envejecido realmente mal, mientras están otros que pasaron sin pena ni gloria por la plataforma y no son significativos. ¿Por ejemplo? Los Intelligent Qube, Mr. Driller

Después están los que faltan… Aunque realmente no están. Ausencias que se intentan justificar con excusas de licencias y este tipo de cosas de las grandes compañías pero que los fans echamos de menos. En Morcego puedes ver este artículo sobre los títulos que pudieron formar parte del catálogo de la PS Classic pero que finalmente fueron descartados por diversos motivos.

Conclusión

La PlayStation Classic acaba de llegar a las tiendas y aun no sabemos cómo va a funcionar a nivel de ventas, aunque seguramente no le vaya mal a Sony con el invento. Eso sí, ya no hay rastro de ese perfume a gol que sí vivimos con las retro de Nintendo. Las reservas no se agotaron rápidamente y en todas las grandes superficies podemos encontrar los estantes repletos de ellas.

¿Comienza a cansar la moda de lo retro y del remake? Podría ser. Las compañías vieron un filón y no están dispuestas a dejar que la tarta deje de crecer. Un buen ejemplo es esta PlayStation Classic, que no deja de ser un artículo molón pero no imprescindible. Podría uno vivir perfectamente sin ella y no se arrepentiría de no comprarla. Estamos hablando de un gasto de 100 euros, en algo hecho con poco cariño y que no se metió, o no pudo, meterse en la piel de los fans, que al final somos los que mandamos.

Comentarios no permitidos
  1. […] Morcego, Alexandre Pita definiu a consola coma un simple exercicio de nostalxia, con máis defectos que […]