Actualidad ¿Puede Fortnite robar una coreografía?

¿Puede Fortnite robar una coreografía?

Sin duda, uno de los elementos que más ha destacado de Fortnite desde su llegada a la fama han sido los bailes que el jugador puede realizar a modo de burla o simple divertimiento durante la partida. La mayoría se inspiran en bailes clásicos o populares, tomando referencias desde grandes iconos pop a bailes viralizados en los últimos años.

En la práctica, este tipo de movimientos se han convertido en una de las fuentes de ingreso más rentables para Epic Games, que suelen cobrar por ellos una media de cinco euros por cada uno. Hasta aquí todo bien, pero en los últimos días la polémica ha vuelto a salpicar este asunto.

Primeramente, el cantante 2 Milly habría estado estudiando denunciar en su día a la compañía americana por la apropiación y uso de una de sus coreografías, concretamente la de la canción Milly Rock. Desde la temporada 5 (ahora el juego se encuentra en la 6), los jugadores pueden adquirir un Emote llamado Swipe It, claramente inspirado en los movimientos del rapero.

Al parecer, a 2 Milly no le molestó en exceso que su baile estuviera integrado en el juego. Lo que provocó su enfado fue saber que Epic Games cobraba a los jugadores por utilizarlo, por lo que sumó su voz a las de otros abogados y artistas que creen que la compañía debería pagar una comisión por venta al creador de la coreografía en cuestión, igual que si una canción de un grupo es usada en un videojuego. ¿Problema? En palabras de Merlyne Jean-Louis, abogada especializada en entretenimiento, la mayor problemática para ello es la “falta de precedentes legales” para llevar a cabo una denuncia seria. Si bien sí ha habido cientos o miles de casos con referencia a la letra, el sonido o la melodía, basar una denuncia en una coreografía sería algo muy novedoso en Estados Unidos.

Hace apenas unos días, otro famoso cargaba contra Fortnite. Donald Faison, conocido mundialmente por su papel como Turk en la serie de televisión Scrubs, avivó de nuevo la llama de esta polémica después de que un asistente al Vulturel Festival de Los Ángeles le pidiera que realizara su mítico baile. Él simplemente respondió: “Ponte Fortnite. Me han robado esa mierda”.

El actor, que acudía al festival para una reunión del elenco original de la serie, mostró de manera clara su opinión respecto a qué le parece la inclusión de su baile en el battle royale. En su caso, resulta idéntico, tanto en ritmo como en forma.

Al parecer, además de ser un terreno legalmente pantanoso sobre el que andar, los bailes y movimientos en general, incluidas las coreografías, están exentas de copyright según las leyes estadounidenses, por lo que de nuevo regresamos a la ausencia de antecedentes legales a la hora de que una persona denuncie a Fortnite por la apropiación de su baile.

El actor de Scrubs llegó a señalar que obviamiente “no, no vi ni un duro”, y que pese a lo que mucha gente pudiera imaginar, nunca lo hizo. “Alguien robó esta mierda y ya no es mía”.

Carlos Pereiro
Carlos Pereiro

Creador de Morcego. Escribo cousas, falo de cousas e encántame escoitar cousas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *