Análisis Resident Evil 2. Y al vigésimo disparo… resucitó

Resident Evil 2. Y al vigésimo disparo… resucitó

Sé lo que tengo que hacer. Atravesar dos pasillos con tres zombis. Uno de ellos solo se arrastra. Luego abro la puerta al final del mismo, esquivo a un licker, entro en la biblioteca y resuelvo un puzle para el que necesito un minuto de tranquilidad. Sé que allí hay, por lo menos, dos o tres muertos vivientes más. ¿Problema? Me persigue un Tyrant inmortal. Me quedan tres balas, una hierba verde y una granada porque tomé un par de malas decisiones en los últimos cinco minutos. Tengo miedo. Pero no de lograr mi objetivo, no. Tengo miedo a lograrlo y verme sin posibilidad de sobrevivir a lo que venga. Cojo aire y quito el mapa. Corro directo hacia mis miedos.

Resident Evil 2 será, es, uno de los títulos imprescindibles de 2019. Negarlo sería ir contracorriente. Algunos quieren ya darle el GOTY (cálmense, por favor, que estamos a enero, dejen que las cosas vengan solas). Yo quiero darle un abrazo a Yoshiaki Hirabayashi, el director elegido por Capcom para revivir un pasado glorioso, un videojuego histórico, y salir no solo indemne, sino manteado.

Todo esto era previsible. Con Resident Evil 7 la compañía japonesa sabía que tenía un motor gráfico de enorme potencial entre manos. La nostalgia es un vende títulos efectivo y los veinte años de uno de sus símbolos merecían el anuncio. Desde su aparición, en el E3 del año pasado, Capcom no ha querido ocultar nada. Es más, la información que ha ido dando al público sobre su campaña ha sido cuantiosa: adelantos en forma de cinemáticas, numerosos gameplays, confirmaciones de modos de juego… Y, finalmente, una demo gratuita de media hora. Cuando una empresa es sabedora del producto que tiene sobran los misterios. “Esto es Resident Evil 2 Remake. Probadlo. Si encontráis algo mejor… suerte”.

El cambio gráfico es enorme y Raccoon City aterra.

Enorme remake, enorme juego

Quizás se deba partir de un hecho. Resident Evil 2 es uno de los remakes más logrados de la historia reciente del videojuego. No pocos le otorgarán el primer puesto de esa honrosa lista. Toma los elementos fundamentales del original: terror, supervivencia, tensión y acción; y los mantiene puros, frescos y funcionales. Si quisiera describir uno u otro lo haría exactamente con los mismos adjetivos, y eso es muy meritorio, muchísimo. Es el objetivo básico de todo remake.

Elementos como la iluminación están muy logrados y favorecen la inmersión.

Cuando uno juega al Resident Evil 2 original sabe que la cámara es su principal enemigo. No podemos saber que hay detrás de cada esquina, ni siquiera al final del pasillo. Ahora quizás veamos el final de ese corredor, pero nadie nos asegura que vayamos a estar a salvo de que el susto no venga por otro lado más inesperado. El entramado sonoro es magnífico. La comisaría de Raccoon City cruje, bosteza y gime. Nos susurra al oído a cada segundo mientras avanzamos por ella. Es la protagonista indiscutible de todas las localizaciones y aunque acabemos por conocerla de memoria, siempre se guardará un as bajo la manga para nuestra desgracia.

Por otro lado, la vuelta al survival horror en tercera persona es algo que cualquier fan de la saga ansiaba. Que no se interprete esto como una crítica encubierta a los RE más guerrilleros, pero esta esencia, al volver a vivirla, uno se da cuenta de lo mucho que la extrañaba. En serio, no era tan consciente de ello. Al final, este es un título single player muy concreto. Con un camino que seguir y sin la necesidad de escenarios abiertos colosales. Es la vuelta hacia un género que triunfó en su momento por unos méritos que habíamos guardado en el baúl y que ahora revivimos. Y no, no hace falta jugar al original para valorar mejor su revisión, al menos no como juego. Es decir, Resident Evil 2 es un remake colosal, pero también un título brutal. Por lo que podrá funcionar como una excelente puerta de entrada al género de terror a toda una nueva generación.

¿Por qué no te mueres?

Si en el anterior juego de la saga echamos de menos la presencia de los zombis, ahora la aborreceremos (para bien). Es un gusto comprobar como la idea de convertir una comisaría, punto en el que uno pensaría encontrar cierta seguridad en una pandemia de esta clase, en un hervidero de muerte se mantiene tan fresca. Aquí no habrá policías que nos ayuden. Están muertos y querrán devorarnos.

Son duros, incansables y tienen hambre. Los zombis de Resident Evil 2 son más difíciles de esquivar de lo que uno a priori piensa, y la sensación de acabar con uno transmite tiende más a la desesperación por malgastar balas que a la de victoria. Nunca se sabe. A veces uno le vuela la cabeza de un disparo (solo así sabremos que no se levantarán de nuevo) y otras vacía cargador y medio en la cabeza y un cuchillo cuando su vuelta nos coge por sorpresa. Esta es unas de las nuevas mecánicas incluidas, con las armas secundarias podremos evitar ataques directos o la muerte instantánea según qué enemigo.

Lucen espectaculares, horribles. Tanto sus movimientos como las deformaciones que sufren por los ataques que Lion o Claire les propinan son un espejo en el que los próximos juegos de zombis deberán mirarse antes de pasar por caja. El listón dejado por Capcom es muy alto.

Y mientras que estos son los enemigos comunes, los lickers son auténticas pesadillas sin ojos. Es cierto que pueden ser esquivados al no hacer ruido, pero su aleatoria manera de moverse no lo hace fácil. Hacen muchísimo daño y su velocidad es muy superior a la de los protagonistas. Correr es una opción, claro, pero es muy difícil que salgas indemne.

En las cloacas los zombis serán el menor de nuestros problemas.

Hay más criaturas deformadas por el virus mortal. Las hay en las cloacas, en la calles y en el laboratorio de Umbrella. No están todas las del juego original, aunque otras han ocupado ese sitio, por así decirlo. Y, por supuesto, no hay munición (ni de lejos) para matar a todo monstruo que nos crucemos. La sensación de verse sin balas es absolutamente desesperante. No requiere de un control y un ahorro de recursos bestial, pero sí se debe tener en cuenta. Además, los jefes finales están ahí, y derrotarlos requerirá de una buena economía.

Sobre estos enfrentamientos alabar su tensión y desarrollo. Los hay más fáciles y más difíciles, pero todos son un momento para recordar. Los años y la evolución gráfica los han favorecido enormemente y, aunque generalmente no haya que pensar demasiado para saber cómo destruirlos, provocan un subidón de adrenalina. De nuevo, tensión y terror. Dos elementos de enorme sinergia.

Póngame otra ración de tripas

Resident Evil 2 no es un título de larga duración. No, al menos, en su componente de historia pura. Un servidor ha finalizado las dos campañas posibles en diez horas. Pero el factor de rejugabilidad es innegable. Primero porque el juego mola, quieres volver a vivirlo para hacerlo mejor, para explorar todo esta vez. Segundo, porque hay decenas de diseños para desbloquear así como un par de modos extra, armas con munición infinita, trajes…

¿Cuántas historias hay exactamente? En la práctica hay dos campañas. La A y la B. Ahora bien, cualquiera de las dos puede ser jugada con cualquiera de los dos personajes. Es decir, escoger a Lion o a Claire no implica tener una historia u otra (aunque por evidentes motivos algunos diálogos y momentos cambien sustancialmente). La A es más larga que la B. Aunque el conocer de memoria los escenarios y algunas soluciones a diferentes puzles ayuda a bajar el cronómetro.

A lo largo de las dos campañas manejaremos también a Ada y a Shirley.

Sea como sea, Resident Evil 2 quiere que lo juegues varias veces. Y querrás hacerlo. La acogida general ha sido espectacular tanto por prensa como por público. Ha cumplido su profecía y a día de hoy es un éxito de ventas en países como Reino Unido y Japón. Si ya antes se especulaba con la posible expansión de este remake hacia Resident Evil 3, sería casi incomprensible que Capcom no se lo planteara más que seriamente. Sin duda, tras ver en movimiento al Tyrant de esta entrega, las ganas de ver a un Nemesis implacable por las calles de Raccoon City son pura poesía. ¿Llegará? Lo raro sería que no.

La aventura de Lion y Claire se coloca como el primer bombazo del año y su onda expansiva es probable que alcance comparativamente a los venideros. Sus puntos negativos quedan relegados a meros errores gráficos o de dudoso comportamiento de la IA en alguna ocasión (claro que son zombis…). Tampoco la banda sonora original está incluida de manera gratuita, pues se puede comprar por un módico precio, aunque bien es cierto que los escenarios han ganado en multitud de efectos de sonido, por lo que se ha creado un nuevo abanico sonoro que experimentar.

No lo dudes. Resident Evil 2 es un chute de nostalgia para algunos y una dosis brutal de adrenalina para todos. Que no te lo cuenten.

Los duelos contra los jefes finales son tensos y exigentes.

9.2

Lo mejor

  • El cariño y el respeto que muestra por la obra original a la hora de mantener todos sus elementos clave
  • El apartado gráfico, que incluye los mejores zombis que se han visto en una consola o PC
  • La continua sensación de tensión y de percibir el entorno como un peligro
  • Los efectos de sonido, con una comisaría que no para de crujir y alertar
  • Su llamamiento a la rejugabilidad

Lo peor

  • La necesidad de pasar por caja para obtener la BSO original
  • Algún bug menor, anecdótico.
Carlos Pereiro

Creador de Morcego. Escribo cousas, falo de cousas e encántame escoitar cousas.

Comentarios no permitidos
  1. […] de 85 millóns de unidades en todo o mundo. Un éxito para Capcom que xa foi saboreando grazas a enorme cantidade de análises positivas que se foron publicando ao redor do seu último título de zombis. Non poucos rumores pululan pola […]

    • Dregoth
    • En: 21 de febrero de 2019

    É difícil que un remake poida transmitir as mesmas sensacións que o título orixinal no seu momento, e RE2 consígueo, incluso adaptandose ós tempos modernos cun modo “normal” para todos os públicos. Imprescindible.

  2. […] en PlayStation 4, como en Xbox One ou PC, as cifras de vendas foron numerosas; as críticas, moi positivas. Leon e Claire atoparon o seu sitio no século 1998 do século XXI e provocaron unha pregunta moi […]

  3. […] en PlayStation 4, como en Xbox One ou PC, as cifras de vendas foron numerosas; as críticas, moi positivas. Leon e Claire atoparon o seu sitio no século 1998 do século XXI e provocaron unha pregunta moi […]