Reportajes Tardes na casa :: Quince xogos para rematar nun día

Tardes na casa :: Quince xogos para rematar nun día

Siempre es mejor tener algunas ideas en la lista de tareas pendientes. Seguro que en tu biblioteca hay unos cuantas obras que aún están por jugar, pero por si acaso no fuera ese el caso —bendito pareado— a continuación va una lista de quince títulos que se pueden jugar en una tarde —o un poquito más—. Sin orden lógico más allá del alfabético, hemos querido hacer una lista ecléctica, con un poco de todo dentro de las posibilidades de que sean obras de una duración corta, ideales para ver su principio y su final a lo largo de un día. No hay cuarentena aburrida, y menos si cada día hay una nueva aventura que comenzar. Quédate en casa.

A Way Out

Lo bueno de esta apuesta de Electronic Arts por salirse un poco de su camino habitual es que debe jugarse en pareja. No hay otra manera. Es una aventura cooperativa donde cada miembro del dúo protagonista será controlado por un usuario diferente y vivirá la historia desde ese punto de vista. Su duración está estimada en unas seis horas, aunque se puede completar en algo menos. De aspecto cinematográfico, es difícil salir decepcionado de su historia; da justo lo que promete.

Abzu 

Un viaje fantástico creado por un equipo de artistas y diseñadores que ya antes habían trabajado en proyectos de enorme belleza como Flower o Journey. El fondo del mar al alcance del mando, de una manera que es difícil de describir, y que sin duda es mucho mejor vivir, al ser esta una experiencia personal absoluta, de un par de horas de duración. No busques un reto, es simplemente un paseo marítimo; ahora bien, exquisito.

Firewatch

Joya independiente que cuenta la historia de Henry, un hombre que decide pasar un verano aislado gracias a un trabajo como guarda forestal. Pronto la narración adquirirá un tono más oscuro y denso. Toma esa base de las películas interactivas pero lo lleva a un nivel muy superior, donde el jugador es dueño real de las acciones, desarrollando una aventura propia, de la que también se extrae un apartado visual fantástico.

En el 2016, Firewatch apareció en muchas y diversas listas como uno de los títulos del año. No es para menos.

GRIS

Con sello barcelonés. GRIS se ha convertido en uno de los últimos fenómenos internacionales salidos de la península. Su estilo visual, obra de Conrad Roset, ha sido mil veces puesto por las nubes. Con la sencillez como base, el juego de Nomada Studio narra un viaje intimista hacia el fondo del alma, hacia su tristeza, soledad e inquietudes. Todo ello, claro, de una manera simbólica y bella, combinando puzles y plataformas.

Hotline Miami

Un frenesí inesperado. El primer contacto con esta escuela, porque Hotline Miami lo es ya, es brutal. Acción, violencia, máscaras de animales, vista cenital, pixel-art; una combinación original y tremenda que se transforma en un vicio absoluto hasta que finalmente termina. Mención especial a su banda sonora, narración y su capacidad para liberar adrenalina a través de la pantalla. No es apto para todos los públicos.

Journey

Ya ha sido mencionado, pero sería imposible confeccionar una lista de este tipo y no contar con su presencia total. A estas alturas de la vida, Journey se ha colocado como uno de los títulos independientes más reconocidos del medio, un clásico absoluto donde la pregunta de si un videojuego puede ser arte queda más que resulta y satisfecha. Un camino maravilloso que recorrer e imposible de olvidar.

Indispensable para entender el fenómeno del juego independiente y su valor en todo el mundo, así es Journey.

Little Nightmares

Una propuesta que une plataformas y puzles con una estética muy Burtoniana. Sus imágenes son curiosamente extrañas, grotescas a veces sí se lo permite. No busca poner al jugador en aprietos reales, sino en permitir su avance de una manera lógica y apacible por un mundo oscuro y sombrío, pero encantador por momentos. Ojo, que frente a esa sencillez no significa que los rompecabezas sean malos, al contrario, sorprenden por su conseguido diseño y elaboración, es divertido sacarlos adelante. Corto pero intenso.

Metal Slug

Una serie larga, con diversas entregas que se encuentran desperdigadas por no pocas plataformas. Sea como fuere, la acción retro de cualquiera de sus primeros capítulos se mantiene hoy divertida y fresca. Solo hay que disparar, esquivar y avanzar; un esquema tan sencillo como eficaz que realmente se ha mantenido casi inalterable para el género shooter. Por si te lo está preguntando, su primera aparición aconteció en el año 1996. Sí, la saga está a punto de cumplir el cuarto de siglo.

Minit

¿Es posible acabarse un juego en 60 segundos? Esa es la idea de Minit, aunque con cierta trampa en su planteamiento, buscando que cada vez que reiniciemos logremos dar un paso hacia ese objetivo que simula imposible. Clásico moderno, que toma una idea ya utilizada en el pasado pero que consigue gestionarla con mimo y de manera orgánica.

Minit es esa hermosa combinación entre originalidad y diseño, planteamiento y jugabilidad.

Monument Valley

Como juego de móvil ha sido más que laureado y aplaudido. Una demostración empírica de que el formato más despreciado por los que reparten el carnet de jugadores —y eso que es el más lucrativo— es también un lugar para obras geniales, de todo tipo. El juego, publicado por Ustwo Games, se presenta a través de una serie de puzles basados en los cuadros de escaleras de Escher. Por si te quedas con ganas, tienes también disponible una segunda parte.

Portal

En pleno 2020 es difícil que uno no tenga Portal y su continuación en la biblioteca de juegos de Steam, pero, por si acaso, aquí queda de nuevo recomendado. En el Olimpo no solo de los juegos de puzles, sino de los videojuegos, la obra de Valve es una de las más influyentes de esta lista, quizás la que más. ¿Quién no ha querido la pistola de portales alguna vez?

The Stanley Parable

Mucho se le debe a este título en lo referente a evolución, legado e inspiración. Apareció por sorpresa, como esa tormenta veraniega que uno no aguarda pero que acaba por empapar e incluso inundar todo el pueblo. Es una obra única y genuina, puede que incluso complicado para cierto público que no busque comerse demasiado la cabeza. Si buscas algo diferente, esta es tu opción. No busques su argumento. Juégalo y ya.

¿Por qué The Stanley Parable es fundamental dentro del medio? Deberás jugarlo.

Super Mario Bros.

Clásico atemporal. ¿Lo recordabas muy largo? Lo cierto es que es un título que se puede finiquitar en media hora, pero también en bastante menos. El primer juego del fontanero rojo marcó un antes y un después dentro de la industria, tanto por su nivel de diseño y narración, como por su éxito masivo de ventas. Sería difícil comprender lo que hoy somos sin Super Mario Bros. Volver a él nunca está de más, y si tienes una Nintendo Switch con su Online ya lo tienes.

Vanquish

Un juego que en su día tuvo una acogida un tanto irregular. Aquí siempre será defendido. Platinum Games creó un título de acción y disparos frenético, que fue justo su corta duración lo que le reportó ciertas críticas. Quizás el problema sea ver esto como un punto negativo. Si lo que buscas es justamente algo corto e intenso, Vanquish puede ser ese concepto que estabas buscando. Pura jugabilidad, acción sublimada en la pantalla y unas tremendas ganas de seguir disparando una vez finaliza.

What Remains of Edith Finch

Otro juego donde el minimalismo en la jugabilidad juega a su favor. Una narración brillante que contempla una familia perseguida por la muerte, a la que conocemos a través de sus miembros y sus últimos minutos. What Remains of Edith Finch es una fantasía colosal, un paso adelante para el medio y un imprescindible que todo el mundo debería probar —y teniendo en cuenta su duración, terminar— . La acción aquí no va de disparos, sino de emociones directas a la cabeza y al corazón, sin la necesidad de caer en lo fácil o la pena evidente.

Este artículo fue posible gracias a Alita Cómics, librería especializada con dos tiendas en A Coruña y una en Compostela. Puedes conocerlos haciendo clic en la imagen.

Carlos Pereiro

Creador de Morcego. Escribo cousas, falo de cousas e encántame escoitar cousas.